EL ROL DE LA FAMILIA EN LA INTERVENCIÓN

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  “Es imposible hacer psicoterapia infantil sin trabajar con adultos” (Friedberg. R y McClure. M 2009). Y yo añadiría: es imposible “trabajar” en el ámbito infanto-juvenil y adolescente sin contar con los padres o figuras de referencia. Esto, tan contundente, real y obvio, se olvida a menudo en la práctica diaria y nos perdemos sin escucharnos la familia y el profesional. Frecuentemente, los terapeutas mantienen un rol de experto y los padres una actitud pasiva de asumir pautas y orientaciones.

 

      Debemos tener en cuenta que los problemas de los niños se manifiestan fuera de la sala de terapia. Por ello, para poder ejercer un impacto importante sobre el entorno del niño, los terapeutas deben codirigir la terapia con los padres (Friedberg y McClure, 2009). Hemos de  hacer partícipes a los padres, escucharles y empoderarlos. Empoderar significa legitimar a los miembros de la familia, supone otorgarles el poder inherente a ellos mismos como máximos responsables en la búsqueda de soluciones a su situación. (Canovas. P, Sahuquillo. P.M, Ciscar. E y Martinez. C, 2014).  Lo que no significa otorgarles incondicionalmente la razón ante lo que se hace, sino hacerles partícipes del proceso de cambio de una manera activa, cambiando ellos, la dinámica familiar y las estrategias educativas.

 

      A veces, los padres pueden llegar a suponer que los que más saben de sus hijos y sus problemas son los terapeutas. Esto puede provocar o mantener una sensación de pérdida de autoridad, siendo a menudo la pérdida de autoridad el problema que les trae a consulta. Los padres nos preguntan: ¿qué hago con él?, ¿cómo se lo digo?, ¿cómo consigo que haga esto o aquello?.

      A menudo equivocamos la forma de intervenir y les dirigimos dándoles pautas: “Lo que hay que hacer es…, lo que tú tienes que hacer es...”.  Pero debemos pensar que en estas situaciones la madre/padre/tutor se sienten inseguros, desbordados, no sintiéndose capaces de actuar. La actitud debe ser diferente, hablando con los padres, con vosotros, y restableciendo una manera diferente para que nunca duden, dudéis de vuestra capacidad. “Vamos a pensar juntos qué se puede hacer, qué has hecho otras veces en las que ha salido bien…” “En que momentos es más idóneo trabajar determinado aspecto, según vuestra situación o circunstancias…”.

 

      Es fundamental empoderar a los padres, haciéndoles sentir que tienen capacidades suficientes y ayudarles dándoles estrategias.

 

      Siguiendo a García-Sánchez, F.A. (2014), “los niños y niñas aprenden mejor poco a poco, en base a la repetición y sobre todo cuando tienen la oportunidad de hacer y de practicar una y otra vez las habilidades aprendidas en el contexto de sus rutinas y actividades diarias, en sus entornos habituales y con las personas que quieren”. Por lo tanto, debemos entrenar a los padres en terapia, dándoles  pautas sobre el terreno y haciéndoles orientaciones para que juntos ayudemos a mejorar el desarrollo de ese menor, pero sobre todo demos a los padres la confianza de que lo pueden hacer y de que ellos son los mejores apoyos para sus hijos.

 

      El rol de los padres es fundamental y activo en la terapia, marcando necesidades y demandas pero también respuestas. Guy Ausloos habla de la capacidad de la familia como agente de cambio y la importancia de que venga desde ahí mediante un trabajo cooperativo. En la mayoría de ocasiones los padres tienen estas respuestas aunque todavía no las han encontrado. Si no es así,  nuestra función es hacerles partícipes en la búsqueda de las alternativas y soluciones no únicamente ponerles en un papel receptivo de información.

 

      Cuidemos a los papás y los hijos estarán cuidados. Ayudando a los padres, haciéndoles sentir parte de la terapia, ayudaremos a los hijos, aumentando las probabilidades de éxito de la terapia.

 

 

 

 

Bibliografía:

Ausloos, Guy. (1998) Las capacidades de la familia. Ed Herder.

Canovas. P, Sahuquillo. M. P,  Císcar. E y Martinez. Concepción. (2014) Estrategias de intervención socioeducativa con familias: análisis de la orientación familiar en los servicios especializados de atención a la familia e infancia de la comunidad valenciana. Educación XX1, vol. 17, núm. 2, julio-diciembre, pp. 265-288

Friedberg, R.D y McClure, J. (2009) Práctica Clínica de terapia cognitiva con niños y adolescentes. Ed Paidos.

Garcia. F, Escorcia. C, Sanchez-López. M, Orcajada. N y Hernández. E (20014) Atención Temprana Centrada en la Familia. Desenvolupa

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Película-Documental "Terapia Interfamiliar" dirigida y producida por CTI

October 5, 2019

1/3
Please reload

Recent Posts

December 17, 2018

November 16, 2018

Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Reflection
  • Twitter Reflection
  • Google+ Reflection