La prematuridad es un término usado para describir cuando un bebé nace antes de tiempo. Un bebé se considera prematuro si nace antes de completar las 37 semanas de gestación.  Cada año en Europa el 10% de los nacimientos se producen de manera prematura, un porcentaje que en España es del 6,41%, lo que supone 1 de cada 13 nacimientos. En los últimos años, esta cifra ha ido en aumento debido a múltiples causas, como pueden ser el aumento en la edad de las madres, técnicas de reproducción asistida, alimentación, tabaquismo, problemas de salud de la madre o ciertas infecciones durante el embarazo.

 

      A pesar de que todos los bebés prematuros están en riesgo de problemas de salud, los nacidos antes de 32 semanas son el grupo de mayor riesgo, enfrentando problemas de diversa índole al no estar preparados todavía para la vida extrauterina por encontrarse sus órganos subdesarrollados, incluyendo el bajo peso al nacer.

 

 

      La prematuridad no es una discapacidad en sí, sino una condición que es una de las principales causas de discapacidades intelectuales y físicas y otros problemas de salud crónicos. También, la prematuridad es la principal causa de muerte de los recién nacidos. Muchos de los que sobreviven se enfrentan a problemas de por vida, incluyendo:

 

  • Discapacidad intelectual y / o dificultades de aprendizaje

  • Parálisis Cerebral

  • Problemas respiratorios, como la enfermedad pulmonar crónica

  • Pérdida de la audición o visión

  • Problemas digestivos

 

      Para prevenir, o en su caso, paliar los problemas descritos en bebés nacidos pretérmino, existen diferentes opciones que van desde el método canguro desde el primer momento en las UCIN, a medicación, cirugía, y atención temprana.

 

      La Atención Temprana, puede y debe ser proporcionada desde el alta hospitalaria, realizando un protocolo de valoración completo por parte de profesionales especializados en la materia (psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas) mediante la observación directa del bebé y de sus reflejos, y escalas estandarizadas de desarrollo, las que nos proporcionarán información cuantitativa sobre el posible desfase entre la edad cronológica y la edad corregida del bebé. Para corregir dicho desfase, se recomienda la estimulación del bebé entre una y dos veces por semana por parte de un profesional especialista en Atención Temprana y continuar realizando en casa los ejercicios recomendados, trabajando estrechamente con la familia, factor determinante para el buen pronóstico del bebé.

 

 

      Para concluir, comentar que un nacimiento prematuro puede resultar en una amplia gama de complicaciones, y en una gama igualmente amplia de resultados.          Cada bebé es único y tendrá un conjunto distinto de circunstancias alrededor de su nacimiento. A veces, sólo el tiempo puede decir qué complicaciones permanentes, si las hay, tendrá el bebé; en otras situaciones, los problemas son evidentes desde el principio.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Película-Documental "Terapia Interfamiliar" dirigida y producida por CTI

October 5, 2019

1/3
Please reload

Recent Posts

December 17, 2018

November 16, 2018

Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Reflection
  • Twitter Reflection
  • Google+ Reflection